Envíos a Domicilio a todo México

Cuida tu planta

Si estás pensando en comprar una planta o si la acabas de recibir, tómate un tiempo para leer la guía de cuidados específicos para ella y encuentra aquí algunos consejos que te ayudarán a cuidar tu planta sin complicaciones.


LUZ
La luz es el factor mas importante para el bienestar de una planta. La cantidad de luz que reciba determinará también la cantidad y frecuencia de riego que debe recibir.
Observa cada una de tus habitaciones y determina el tipo de luz que hay (orientación, horas de luz, si la luz del sol entra directamente) ya que esto te ayudará a colocar tu planta en el lugar adecuado para ella, recuerda que hay plantas que pueden tolerar diferentes niveles de luz.

Tipos de luz.
LUZ DIRECTA Luz Directa. Es el tipo de luz más brillante, frente a una ventana que recibe 12 horas diarias de sol directo cada día. (Normalmente ventanas orientadas al sur). No cualquier planta de interior puede aguantar esta luz tan intensa especialmente en verano.

LUZ BRILLANTE INDIRECTA Luz Brillante Indirecta. Normalmente la encontramos cerca de una ventana que recibe sol la mitad del día, también podría ser la luz tamizada de una luz directa gracias a una cortina o persiana translúcida.

LUZ MEDIA Luz Media. Este nivel de luz lo encontramos a algunos pasos de la ventana que recibe luz directa la mitad del día. También puede ser el nivel de luz frente a una ventana que no recibe luz directa, como por ejemplo ventanas orientadas al norte.

LUZ BAJA Luz Baja. Se puede encontrar al fondo de una habitación o en los laterales de habitaciones donde las ventanas no reciben luz directa o reciben horas limitadas de luz.

4 TIPOS DE LUZ

Ejemplo de una sala con ventana orientada al sur.

 

AGUA
Para una planta el exceso de agua es mas peligroso que un poco de sed. Riega tu planta solamente cuando lo necesite.

¿Cómo regar?
Riega tu planta lentamente, y asegúrate de cubrir toda el área alrededor, deja de regarla cuando el agua empiece a salir por el agujero inferior de la maceta. Permite que salga toda el agua sobrante y al terminar levanta con cuidado la maceta y tira el agua que haya quedado en el plato.

Riega tu planta con una regadera de pico largo para controlar el flujo y la dirección del agua.

Nunca permitas que tu planta quede encharcada ya que esto hará que sus raíces se pudran.

 

¿Cuándo regar?
No hay una pauta específica para regar, recuerda que la cantidad y frecuencia del riego dependerán del tipo de planta, su tamaño y de la intensidad de la luz a la que la planta esté expuesta.

Algunas plantas como la Sansevieria o Aloe Vera habrá que regarlas cuando el sustrato esté casi completamente seco, otrás como el Ficus Pandurata cuando los 3 o 4 cm superiores se sientan secos y otros como la Calatea o Helecho Nido de Ave habrá que regarlas cuando la parte superior (1 o 2 cm) se haya secado.

En invierno reduce la frecuencia de riego ya que el crecimiento de las plantas es menor y las temperaturas son más bajas.

Observa tu planta y si sus hojas están un poco lacias y la tierra se ha despegado de las paredes de la maceta es hora de un buen baño.


También puedes usar un medidor de humedad que te dirá con precisión el nivel de humedad que tiene tu planta.

 

AMBIENTE

Hay otros factores que pueden afectar a tu planta como las temperaturas extremas o un ambiente muy seco.

Toma en cuenta la temperatura del lugar a la hora de elegir tu plantas y procura darle a tu planta el ambiente apropiado.

A la mayoría de las plantas no le gustan los cambios bruscos de temperatura, evita colocarlas cerca de calentadores, ventiladores, corrientes de aire.

Para aquellas plantas que requieren de ambientes húmedos puedes incrementar la humedad agrupando varias plantas en un mismo lugar, colocando un humidificador, cuencos con agua y piedras o vaporizando sus hojas frecuentemente.

 

MANTENIMIENTO
Limpia frecuentemente las hojas de tu planta para mantenerlas brillantes y que puedan recibir la luz que necesitan. No apliques abrillantadores de hojas ya que estos pueden tapar los poros de las plantas, utiliza solo agua destilada y/o un poco de jugo de limón diluido con agua.

Corta las hojas de tus plantas que se hayan marchitado o que se hayan vuelto amarillas, a veces es normal que esto ocurra, cortándolas mejorará el aspecto de tu planta y hará que la planta emplee su energía en formar hojas nuevas.

Cuando limpies tus plantas aprovecha para examinar sus hojas ya que pueden aparecer plagas que pueden afectar la salud de tu planta. De manera preventiva puedes aplicar un insecticida orgánico 1 o 2 veces al mes.

Si detectas alguna plaga, aparta tu planta del resto, corta las hojas afectadas y aplica un insecticida específico para plantas de preferencia de origen orgánico. Repite el proceso 2 o 3 veces por semana hasta que el problema haya desaparecido.

 

FERTILIZANTE
Se recomienda aplicar fertilizante a las plantas a partir del primer año y solamente en época de crecimiento (primavera y verano). Utiliza solo lo indicado en el envase ya que un exceso de fertilizante puede ser letal para la planta.